Riesgos del sexting











Cuando una adolescente de 14 años le manda a su novio de 15 una foto suya en topless podría ser condenada con 5 años de prisión y su incorporación a un registro de delincuentes sexuales.

Según la ley actual de Arizona este tipo de sexting es un delito de explotación sexual de menores, sin importar si el receptor es también menor o si quien lo envía es la propia persona que sale en la fotografía. Pero un nuevo proyecto de ley que se está tramitando en este Estado norteamericano podría hacer que el sexting gráfico (fotos o vídeos) entre menores fuese un delito menor o una falta. En la definición del sexting se propone incluir imágenes explícitas de desnudez, genitales humanos, actividad sexual o sadomasoquismo. Las penas incluirían desde multas hasta 4 meses de prisión.

En otros Estados de los EE.UU. como Vermont, Utah y Ohio ya se han aprobado modificaciones legales semejantes. Quienes apoyan el cambio lo hacen para aportar a los juzgados una manera mejor de tratar con los sexters adolescentes, mientras quienes lo rechazan (p.ej. la American Civil Liberties Union) afirman que contribuye a criminalizar un comportamiento estúpido de los chavales: según ellos criminalizaría hasta el hacer calvos (enseñar el culo) por medios electrónicos, una de las bromas más viejas que existen.

Paul Ahler, director del consejo consultivo de la Fiscalía de Arizona, afirma que los jóvenes que practican sexting no son ni pedófilos ni delincuentes sexuales, pero están haciendo algo peligroso y hay que pararlo.

Fuente: AZcentral



Kyle Fuchs, un chico de Saugus (EE.UU.) fue condenado a pasar de 8 a 10 años en prisión y a libertad vigilada de por vida tras admitir haber violado a tres chicas y haber tomado o publicado en la Red fotos pornográficas de una de las chicas violadas así como de otras dos chicas más.

El acusado y su abogado argumentaron que los hechos fueron el resultado de la cultura sexual adolescente que consiente cosas como el sexting, aunque el fiscal lo acusó de ser un auténtico depredador sexual.

El juez de la Corte Superior de Salem, Howard Whitehead, fue más allá al decir que este tipo de comportamiento es una consecuencia natural de la cultura del sexting, que según él abre la puerta a los depredadores para entrar y abusar de los/las adolescentes.

Tiempo atrás, mientras el condenado era investigado por otro delito sexual, a la edad de 17 años, estaba saliendo y teniendo relaciones sexuales con una chica de 14 años de Swampscott de quien tomaba fotos explícitas.

En 2007 la policía de Utah contactó con la de Massachusetts tras descubrir 42 imágenes presuntamente de pornografía infantil enviadas por el acusado a una persona de aquel Estado. Algunas eran de aquella joven ex-novia.

La policía registró el ordenador del delincuente, donde halló más de 5 mil imágenes de chicas menores en poses explícitas, de las cuales puideron identificar a 174. Una de ellas, de Texas, se había sacado fotos a sí misma con el texto “Esto pertenece a Kyle”. La mayoría de las chicas habían sido contactadas por Fuchs en Internet.

Fuente: The Salem News



et cetera
A %d blogueros les gusta esto: