Riesgos del sexting











Cuando la australiana Zoey (nombre ficticio) comenzó en el instituto con 13 años —chica guapa, inteligente y deportista— comenzó también sus primeros flirteos adolescentes. Empezó a enviar SMS a un chico un año mayor que había conocido en verano, y que era uno de los chicos más guays.

Ilustración sexting

Una noche el chico le mandó a Zoey un SMS con una petición inesperada: «Mándame una foto». Zoey le preguntó a qué quería que le tomase la foto. «Quítate la ropa», le contestó. Ella no respondió entonces pero el chico continuó acosándola con sus peticiones justificándose con que «todo el mundo lo hace», «no seas estrecha», etc. hasta que una noche ella entró con el teléfonos en el cuarto de baño de su casa, se desvistió y se sacó una foto de cuello para abajo en el espejo. Unos segundos después dio a Enviar y él tuvo su foto.

Al de unos días ella tuvo el convencimiento de que el chico había compartido la foto: cuando ella pasaba por el comedor escolar notaba la mirada del grupito de amigos del chico. Pronto comenzó a recibir mensajes de otros chicos pidiéndole fotos. Ahora con 15 años Zoey recuerda: «Pasé por el mismo proceso de nuevo con otros dos chicos». «Yo sólo quería hacer amigos y ser popular, y pensaba de verdad que si accedía ellos serían mis amigos.»

Meses después, cuando las sonrisitas en el insituto fueron demasiado para soportar en solitario, Zoey se derrumbó llorando en casa y sus padres lo descubrieron. Se sintieron fracasados al ver que las estrategias con que habían educado a su hija para ser capaz de resistir las manipulaciones de los chicos, habían fallado.

Nina Funnell, investigadora que trabaja en un libro sobre el cortejo entre adolescentes, se ha encontrado con muchos casos como el de Zoey y afirma que muchas de estas niñas acaban siendo etiquetadas de putas una vez que las imágenes se difunden víricamente. Y advierte de que otras chicas son a menudo cómplices en esa retrasmisión del sexting y que hay otras que incluso están orgullosas de producirlo y no comprenden por qué les preocupa a padres y profesores/as. Asegura que es de ingenuos pensar que las chicas sólo envían fotos de sexting presionadas o tan siquiera requeridas por los chicos. Algunas chicas estudian incluso con detalle la elaboración de las fotos, metiendo barriga o resaltando bien sus pechos. Funnel habla de casos de chicos que se han sentido intimidados por recibir en su móvil fotos de chicas que no habían solicitado en absoluto: esto les resulta especialmente molesto a los chicos más jovencitos.

Funnel advierte de que pese a que el término sexting es el usado por los medios, no lo usan los propios chicos [Nota de PantallasAmigas: al menos, en Australia], que simplemente se refieren a las fotos como imágenes sexys, y que a menudo son parte de una secuencia de mensajes para ligar o entre novios, que no tiene relación alguna con el ciberbullying. Esta realidad les resulta dura de aceptar a muchos padres, madres y docentes y los adolescentes son muy conscientes de esta visión tan diferente, que lleva a algunos a tener un móvil y una cuenta en las redes sociales, que sus padres no conocen ni controlan y que usan para el sexting.

La investigación de Funnell ha revelado que los adolescentes homosexuales practican mucho el sexting, y aunque para los chicos heterosexuales tampoco es raro mandar sus fotos a las chicas, en este caso es poco frecuente que se reenvíen víricamente: Funnel lo explica por el miedo a que alguien descubra en el móvil de un chico la foto de otro chico desnudo y lo acuse de gay.

Para la expolicía Susan McLean a los padres les resulta difícil de aceptar que sus hijos/as hagan sexting, porque piensan que eso es sólo cosa de las guarrillas de la clase. McLean identifica varios escenarios en los que las adolescentes producen sexting, un acto mucho menos común que el reenvío, según afirma:

    Sexting en borracheras

  • Casos de presión de un novio/ligue/amigo como el de Zoey.
  • Chicas que se lo mandan a su novio «porque le quiero».
  • Fotos sacadas durante la habitual desinhibición etílica en fiestas-borracheras.

El consultor Tony Richards identifica un escenario más: un grupo de chicas conectado vía webcam con un grupo de chicos, y jugando a alguna versión del viejo juego de beso, verdad o consecuencia [Nota de PantallasAmigas: el juego citado en el original en inglés es spin the bottle].

El impacto socioemocional de la difusión suele ser devastador para las chicas, equivalente a un «suicidio social», según McLean. Aquí también funciona la doble moral sexista: las chicas que hacen sexting son unas guarras, y los chicos, unos sementales. En su opinión la gran disponibilidad de porno en Internet, la cultura de las celebridades, el modelo en boga de mujer sexualmente segura y agresiva y la táctica de que «si tú no me pones la webcam, otra lo hará», contribuyen a normalizar el sexting entre las chicas. La psicóloga a la que acudió la familia de Zoey había atendido en 6 meses a 4 chicas de entre 12 y 15 años por casos diferentes de sexting.

Según los psicólogos adolescentes la presión de los pares entre los adolescentes es hoy día mayor que nunca. Los teléfonos móviles e Internet han hecho que esté presente 24 h al día los 7 días de la semana, y que no dé tregua.

Según el exprofesor Tony Richards, el problema con el sexting es para los chicos que son ahora adolescentes, pues los que están ahora en primaria ya están comenzando a ser educados acerca de estos riesgos y en las consecuencias legales del sexting, p.ej. porque las escuelas «están despertando».

Echando la vista atrás, Zoey se pregunta cómo fue posible pasar en cuestión de pocos meses de ser una alumna modelo de educación primaria, a ser una adolescente que mandaba fotos de sí misma desnuda a los chicos. Ella y su madre desearían que alguien las hubiese prevenido acerca del sexting antes de empezar el instituto y de haber tenido su primer teléfono celular.

Fuente: The Age

twitter facebook Google Google Buzz Netvibes LinkedIn Menéame Latafanera Aupatu Debulla Enchílame Digg it del.icio.us Stumble It! Barrapunto Technorati Fresqui Blinkslist furl ma.gnolia simpy newsvine reddit fark TailRank

Anuncios


Friends around meLa nueva red social móvil Friends Around Me ha creado una aplicación para iPhone y iPad que combina Facebook, Twitter, FourSquare y la mensajería instantánea. Se han comenzado inmediatamente a oír voces que alerta de los peligros que entraña esta combinación de funciones.

Esta mashup (combinación) de perfiles, imágenes y localizaciones aporta una información integral sobre los/las usuarios/as que se encuentran alrededor de uno/a, además de permitir chatear con ellos individualmente o en grupo. Una vez que se autoriza al terminal a difundir su ubicación vía GPS, el usuario está localizado en todo momento, lo que permite el seguimiento de la persona. Según advierten desde la fiscalía del distrito de Jefferson County, esto supone un riesgo evidente de acoso, secuestro o asalto sexual.

Además algunos de los perfiles más puntuados de dicha red acostumbran a publicar fotos insinuantes o semidesnudos. Dicha fiscalía alerta de que muchos de esos perfiles aparentan ser de menores de edad.

El propio web del servicio (creado por el ciberemprendedor ruso Egor Lavrov, que ha sido colaborador de campaña de Vladimir Putin, según informa la Wikipedia) anima a que se use con frases como “Open profiles for full access and no limits on who you can meet” (“Perfiles abiertos para un acceso completo y sin límites a quien puedas conocer/encontrarte”).

Friends Around Me es actualmente la 3ª aplicación de tipo social más descargada de la tienda online de iTunes y aumenta rápidamente su popularidad. Cada vez más aplicaciones de red social móvil están usando similares funciones de localización GPS, sin que muchos de los usuarios siquiera sean conscientes de ello. Los expertos aconsejan que los usuarios bloqueen ese tipo de aplicaciones para proteger su seguridad.

Fuente: KWGN

twitter facebook Google Google Buzz Netvibes LinkedIn Menéame Latafanera Aupatu Chuza Enchílame Digg it del.icio.us Stumble It! Barrapunto Technorati Fresqui Blinkslist furl ma.gnolia simpy newsvine reddit fark TailRank



El doctor Steve Ellyson, profesor de psicología en la Youngstown State University, describe a los que se implican en el sexting como exhibicionistas, que buscan permanentemente la atención de los demás, egotistas y desvergonzados.

Entre los riesgos que apuntan los expertos, se encuentan la mezcla de sexting y redes sociales online: una vez que se publican en Facebook, p.ej., estarán disponibles para siempre. Esto puede perjudicar más adelante a los participantes, cuando busquen empleo, por ejemplo.

Por otra parte, señalan que el sexting entre menores de 18 años es ilegal.

Fuente: the Jambar



Lori Getz, fundadora de Cyber Education Consultants lanza un aviso para madres (y padres) en el web MomLogic acerca del sexting: ¿Crees que tus hijos no están haciendo sexting? Piénsalo dos veces, porque sí lo hacen y les puede cambiar la vida.

Según advierte, hoy día todas las inseguridades típicas de la adolescencia pueden ser captadas por una cámara y los momentos más íntimos, ser publicados en Internet a la vista de todo el mundo.

Y lo ejemplifica con la historia de una chica de 15 años que sintió que el mundo terminaba cuando un vídeo de ella desnuda fue publicado en la Red. Un noviazgo con un chico 3 años mayor, cuando tenía 13, pasó del mundo real a MySpace y el chat. Al de un tiempo el chico le pidió un vídeo de ella desnuda, y ella pensó contentarle y hacerlo lo correcto con una simple foto de su trasero. Pero aquello disparó su exigencia de más material erótico hasta que consiguió convencerla de enviarle un vídeo bailando en topless que la chica grabó con la videocámara familiar.

Él la engañó para que se lo mandase utilizando diferentes servicios online. La chica acabó harta y tras un tiempo sin noticias recibió una llamada de su mejor amiga: “¡Así que habías grabado un vídeo porno y no me habías dicho nada!” La amiga había recibido un vídeo a través de Facebook con el mensaje “¿Creías que conocías a tu mejor amiga? Es una zorra”. El vídeo había sido publicado en un web de pornografía amateur. El asunto trascendió a todo el instituto: todas las miradas y cuchicheos se dirigían a ella. Esto le provocó ataques de pánico y paranoia ante el temor de que llegase la noticia a oídos de sus padres.

La chica acabó acudiendo a Lori, quien la aconsejó para ir a hablar con su tutor quien acabó acompañando a la chica a hablar con sus padres. La historia terminó bien, puesto que encontró el afecto y comprensión de sus padres a tiempo. Lori termina su historia recorando otra que acabó trágicamente: el suicidio de Jessica Logan por un caso similar, y también los casos de detenciones de adolescentes por realizar Sexting o bien Sexcasting.

El chico de esta historia está siendo juzgado por distribución de pornografía infantil.

Fuente: MomLogic



et cetera
A %d blogueros les gusta esto: