Riesgos del sexting











Un hombre de 27 años ha eludido penas de prisión en Prescott (Arizona, EEUU) tras haber sido encontrado culpable de haber enviado fotos de sí mismo desnudo al celular de una chica de 13 años.

El envío de sexting se descubrió en Junio al encontrar la madre de la chica las fotos en el teléfono de su hija.

Según ha afirmado el acusado, consiguió el teléfono de la menor, vecina suya, al oír casualmente su número en una conversación ajena, aunque afirmó no saber a quién pertenecía exactamente ni cuántos años podría tener.

La policía ha explicado que la chica le correspondió enviando fotografías suyas desnuda.

Si el hombre viola la libertad condicional por 10 años a que ha sido condenado por corrupción de menores, podría ir a la cárcel por 15.

Fuente: Phoenix New Times
twitter facebook Google Google Buzz Netvibes LinkedIn Menéame Latafanera Aupatu Debulla Enchílame Digg it del.icio.us Stumble It! Barrapunto Technorati Fresqui Blinkslist furl ma.gnolia simpy newsvine reddit fark TailRank



Los psicólogos australianos están preocupados por el fenómeno del sexting, del que afirman no es más que la punta del iceberg de un problema más amplio que debería atajarse desde la escuela primaria, puesto que hay niñas tan jóvenes como de 8 años practicándolo. Al contrario que en el Reino Unido, en las antípodas no se explica ciberseguridad en el currículum escolar (en España tampoco).

Además existen preocupantes matices psicológicos en el tema. La investigadora Maggie Hamilton, autora del libro What’s Happening To Our Girls? (¿Qué les está pasando a nuestras niñas?) opina que el sexting es algo muy preocupante, por la deshumanización voluntaria y la conversión en niñas-objeto que las propias adolescentes realizan con estas fotos. Además, es un comportamiento peligroso para ellas. Llegan incluso a grabarse y a trasmitir actos sexuales. Según afirma enviar fotos de desnudos como tarjeta de presentación a los chicos que les gustan, se ha convertido en habitual. El contexto social parece ser una creciente precocidad y promiscuidad sexual entre los adolescentes.

Las comisarías de policía se están encontrando cada vez con más frecuencia con casos que comiezan con este tipo de fotos y que terminan en chantajes y abusos sexuales de quien se hace con la foto.

El doctor Carr-Gregg está decepcionado por la falta de responsabilidad y supervisión paterna que permite que se extienda el sexting. Algunos padres según él son neanderthales a nivel digital y no tienen ni idea de cómo funcionan las tecnologías que sus hijos utilizan, la primera generación nacida con un ratón en la mano.

Fuente: Herald Sun



Aunque los casos más mencionados en este blog son los procedentes de EE.UU., soprenden los casos que hemos descubierto en Australia.

Al ya publicado sobre la chica que vive aterrorizada sobre un posible vídeo sexual que alguien grabó de ella en una noche de borrachera, se añaden otros de igual o mayor gravedad si cabe:

El psicólogo Michael Carr-Gregg, de la National Coalition Against Bullying Cyber Safety Committee australiana, cuantifica en al menos un caso por semana los que llegan a sus oídos y relata p.ej. el de una muchacha tamén de 16 años que fue filmada en una ducha sin su conocimiento por un amigo de su novio, mientras mantenía su primera relación sexual. El autor de la filmación se lo envió prácticamente a toda cuanta persona conocía la chica. El impacto psicológico para ella fue horrible y permanecerá durante mucho tiempo, si es que llega a recuperarse, indica el doctor.

Pero no todos los casos impactantes implican robo de imágenes. Algunos de los que más están conmocionando a la sociedad australiana implican a niñas que voluntariamente envían fotos obscenas suyas a otras personas. Carr-Gregg cuenta casos de unas escolares de 13 años de Tasmania que se han fotografiado con diversos objetos introducidos en sus orificios corporales, y de niñas de 8 años de Nueva Gales del Sur que se sacan fotos en topless.

Fuente: Herald Sun



Los expertos opinan que la moda del sexting tan sólo está en sus comienzos. El daño potencial de unas imágenes sexuales grabadas con el móvil puede ser permanente e incluso afectar al futuro laboral de los menores implicados, puesto que hoy día es lo más común que una empresa busque por Internet información acerca de un candidato antes de contratarlo.

El caso de una joven de 16 años acontecido en Melbourne, Australia, el pasado año ilustra dramáticamente estos peligros: la chica se despertó en una cama desconocida tras una borrachera, desnuda y con un mensaje escrito con rotulador sobre su abdomen: “Próximamente en Youtube”. Desde entonces la chica vive aterrorizada sobre las fotos o vídeos que puedan aparecer en Internet.

Fuente: Herald Sun



Lori Getz, fundadora de Cyber Education Consultants lanza un aviso para madres (y padres) en el web MomLogic acerca del sexting: ¿Crees que tus hijos no están haciendo sexting? Piénsalo dos veces, porque sí lo hacen y les puede cambiar la vida.

Según advierte, hoy día todas las inseguridades típicas de la adolescencia pueden ser captadas por una cámara y los momentos más íntimos, ser publicados en Internet a la vista de todo el mundo.

Y lo ejemplifica con la historia de una chica de 15 años que sintió que el mundo terminaba cuando un vídeo de ella desnuda fue publicado en la Red. Un noviazgo con un chico 3 años mayor, cuando tenía 13, pasó del mundo real a MySpace y el chat. Al de un tiempo el chico le pidió un vídeo de ella desnuda, y ella pensó contentarle y hacerlo lo correcto con una simple foto de su trasero. Pero aquello disparó su exigencia de más material erótico hasta que consiguió convencerla de enviarle un vídeo bailando en topless que la chica grabó con la videocámara familiar.

Él la engañó para que se lo mandase utilizando diferentes servicios online. La chica acabó harta y tras un tiempo sin noticias recibió una llamada de su mejor amiga: “¡Así que habías grabado un vídeo porno y no me habías dicho nada!” La amiga había recibido un vídeo a través de Facebook con el mensaje “¿Creías que conocías a tu mejor amiga? Es una zorra”. El vídeo había sido publicado en un web de pornografía amateur. El asunto trascendió a todo el instituto: todas las miradas y cuchicheos se dirigían a ella. Esto le provocó ataques de pánico y paranoia ante el temor de que llegase la noticia a oídos de sus padres.

La chica acabó acudiendo a Lori, quien la aconsejó para ir a hablar con su tutor quien acabó acompañando a la chica a hablar con sus padres. La historia terminó bien, puesto que encontró el afecto y comprensión de sus padres a tiempo. Lori termina su historia recorando otra que acabó trágicamente: el suicidio de Jessica Logan por un caso similar, y también los casos de detenciones de adolescentes por realizar Sexting o bien Sexcasting.

El chico de esta historia está siendo juzgado por distribución de pornografía infantil.

Fuente: MomLogic



Kyle Fuchs, un chico de Saugus (EE.UU.) fue condenado a pasar de 8 a 10 años en prisión y a libertad vigilada de por vida tras admitir haber violado a tres chicas y haber tomado o publicado en la Red fotos pornográficas de una de las chicas violadas así como de otras dos chicas más.

El acusado y su abogado argumentaron que los hechos fueron el resultado de la cultura sexual adolescente que consiente cosas como el sexting, aunque el fiscal lo acusó de ser un auténtico depredador sexual.

El juez de la Corte Superior de Salem, Howard Whitehead, fue más allá al decir que este tipo de comportamiento es una consecuencia natural de la cultura del sexting, que según él abre la puerta a los depredadores para entrar y abusar de los/las adolescentes.

Tiempo atrás, mientras el condenado era investigado por otro delito sexual, a la edad de 17 años, estaba saliendo y teniendo relaciones sexuales con una chica de 14 años de Swampscott de quien tomaba fotos explícitas.

En 2007 la policía de Utah contactó con la de Massachusetts tras descubrir 42 imágenes presuntamente de pornografía infantil enviadas por el acusado a una persona de aquel Estado. Algunas eran de aquella joven ex-novia.

La policía registró el ordenador del delincuente, donde halló más de 5 mil imágenes de chicas menores en poses explícitas, de las cuales puideron identificar a 174. Una de ellas, de Texas, se había sacado fotos a sí misma con el texto “Esto pertenece a Kyle”. La mayoría de las chicas habían sido contactadas por Fuchs en Internet.

Fuente: The Salem News



et cetera
A %d blogueros les gusta esto: